Tienda Online de Sillas de Ruedas

Desde silladeruedas24.com, queremos ayudarte a que elijas la mejor silla de ruedas para tus necesidades físicas y económicas, con la información más completa posible sobre cada tipo de vehículo para discapacitados y los accesorios más frecuentes. Esperamos serte de utilidad eligiendo la silla de ruedas de mejor calidad al mejor precio.

Dependiendo de la necesidad y discapacidad de cada paciente, se requiere comprar un tipo de silla de ruedas diferente para cada uno. Tras analizar el mercado, hemos agrupado los tipos de sillas de ruedas que se venden con más frecuencia en las diferentes tiendas de Amazon, brindándote las ofertas más económicas y con mejor relación calidad-precio.

Diseño y materiales de Sillas de Ruedas

Si en tu búsqueda de una silla de ruedas le estás dando prioridad al espacio o al peso, las sillas de ruedas plegables o de aluminio son de las más populares por su ligereza, facilidad de transporte y espacio reducido al plegarlas. Debido a esto, los precios de las sillas de ruedas ligeras y ultraligeras suelen ser más elevados pero los usuarios agradecerán su mejor maniobrabilidad.

Accesorios para sillas de ruedas

Una vez que hayas comprado tu silla de ruedas, probablemente necesitarás un accesorio que te haga estar más cómodo en ella. Estos son los accesorios de sillas de ruedas que suelen comprar online los clientes:

Las sillas de ruedas más vendidas

Te mostramos algunas sillas de ruedas baratas para discapacitados y más vendidas en Amazon. Hemos realizado esta selección porque consideramos que son las que más busca la gente y creemos que son las que te podrían interesar.

Modelos de sillas de ruedas más recientes en el mercado

Si quieres estar a la última y saber cuáles son los modelos más nuevos de sillas de ruedas que han salido al mercado, en lugar de guiarte por los más vendidos, seguro que te interesarán los siguientes:

Estructura de una silla de ruedas

En la actualidad ya estamos más que acostumbrados a las sillas de ruedas. Las vemos con frecuencia en la calle, tenemos amigos o familiares que las utilizan y tal vez hemos tenido que emplearlas en algún momento puntual de nuestras vidas. Pero, más allá de algunas nociones básicas sobre su funcionamiento, ¿sabemos realmente cuál es la morfología de estos accesorios para personas con movilidad reducida

Silla de ruedas

Básicamente, una silla de ruedas es un asiento adaptado para que las personas con diversidad motriz puedan desplazarse con mayor facilidad. Desde el punto de vista del diseño, estos asientos se componen de dos ruedas grandes ubicadas a ambos lados de la silla en la parte central y dos ruedas pequeñas en la parte delantera que permiten fijar la dirección del desplazamiento. 

El armazón de una silla de ruedas, ya sea plegable o fija, se suele fabricar en materiales ligeros como el aluminio que faciliten la autopropulsión. El titanio y el carbono son también materiales de gran resistencia y mucho más ligeros. Aunque elevan de manera considerable el precio de las sillas, también ofrecen mejores prestaciones tanto a los usuarios como a quienes los asisten. 

A la hora de escoger un determinado modelo de silla también es importante tener en cuenta sus dimensiones. ¿Se trata de un artículo destinado a un niño? ¿Una persona obesa? ¿Un usuario de gran estatura? Las sillas de rueda suelen tener un tamaño entre los 0,50 y los 0,70 metros de altura y los 0,70 de ancho con una profundidad de hasta 0.75 para garantizar el máximo confort. Pero el tamaño de las sillas no tiene tanto que ver con el asiento sino con las ruedas en sí. Éstas tienen unas dimensiones que oscilan entre los 50 cm y los 60 cm de diámetro (ruedas traseras de niños y adultos) y hasta los 65 cm en el caso de sillas de ruedas para personas muy altas o sillas acondicionadas para prácticas deportivas. 

Cubiertas, neumáticos y llantas completan la estructura de estos asientos para la movilidad. De su solidez dependerá en gran medida la resistencia de la rueda, la facilidad de conducción y el nivel de amortiguación. Las neumáticas son más ligeras pero requieren de mayor fuerza de propulsión mientras que las macizas tienen una menor resistencia en el rodaje pero presentan algunas deficiencias en el agarre y la amortiguación. 

En cuanto a las llantas, si bien algunas están fabricadas en plástico por ser más económicas, ligeras y presentar menos problemas de mantenimiento, suele ser más habitual la fabricación en aluminio, pues ofrecen un entramado de radios que le dan más resistencia al conjunto de la rueda. 

¿Se puede incluir algún tipo de accesorio?

Cuestiones como el material de fabricación, el peso, el diseño o los componentes que integran la silla son decisivos a la hora de determinar su potencial y su nivel de idoneidad en función de las necesidades de cada paciente. De manera muy general se puede hablar de algunos elementos comunes en todos los modelos de sillas para personas con discapacidad: 

  1. Reposapiés: es un complemento imprescindible para garantizar la comodidad y la seguridad del usuario. El armazón rígido que compone las sillas de ruedas siempre está provisto de algún sistema de reposapiés. Los más actuales se pueden regular en altura e inclinación (90, 70 y 60º) 

  2. Reposabrazos: esta parte de la silla está destinada a proporcionar mayor comodidad y ergonomía en el uso de la silla. El confort depende mucho de la superficie de apoyo. Por eso es habitual sustituir los reposabrazos tubulares (más finos y rígidos) por reposabrazos con almohadilla y regulables en altura, mucho más cómodos.

  3. Sistemas de frenos: todas las sillas de ruedas disponen de algún sistema de frenos, ya que si no serían un peligro tanto para el usuario como para los viandantes. Sin embargo, el sistema de frenos de manillas de las sillas tradicionales (con zapata) se puede reemplazar por otras alternativas más modernas como los de tipo tijera, los frenos con alargador o los frenos de tipo tambor.

  4. Motores eléctricos y baterías: las sillas de ruedas convencionales se pueden adaptar a la conducción autónoma mediante la instalación de un motor eléctrico. Para garantizar una mayor libertad de movimiento, es posible añadir también baterías adicionales.

¿Qué tipos de sillas de ruedas se pueden encontrar en el mercado?

El mercado ha evolucionado mucho en las últimas décadas y en la actualidad se puede hablar de 4 grandes grupos de sillas de ruedas:

  1. Sillas de rueda manuales: son las sillas tradicionales. Para ponerlas en movimiento el usuario debe hacer girar las ruedas o esperar a que un asistente las empuje. Las más clásicas son de diseño fíjo, pero también hay modelos plegables.
  2. Sillas de ruedas eléctricas: son sillas provistas de un motor eléctrico alimentado por una batería. El usuario las puede controlar con una mano y sin esfuerzo con sólo mover una palanca.
  3. Sillas de rueda de transporte: son las sillas características de aeropuertos y hospitales. Sirven para ofrecer asistencia puntual al paciente o al usuario.
  4. Sillas de rueda pediátricas: tienen unas dimensiones y un peso ajustado a las necesidades de los niños.
  5. Sillas de rueda deportivas: la gran diferencia es que están acondicionadas para la práctica deportiva. Por este motivo pueden presentar una ergonomía particular y emplear llantas, neumáticos y sistemas de freno especiales.
  6. ¡No nos olvidemos de nuestras mascotas! También existen sillas de ruedas para perros. Puede que hayan sufrido algún accidente o tengan alguna malformación de nacimiento. Si queremos que nuestro mejor amigo sea feliz en su vida y no puede correr por sí solo, necesitará una silla de ruedas adaptada a su medida.

Medidas de las sillas de ruedas

Las medidas de las sillas de ruedas se pueden adaptar al cuerpo de cada uno y las necesidades del momento. Sin embargo, el promedio está en:

  • Ancho global de la silla: 65cm.
  • Ancho del respaldo: 46cm.
  • Altura del respaldo: 45cm.
  • Profundidad del asiento: 40cm.
  • Altura hasta el asiento: 50cm.
  • Longitud total con los apoyapiés: 105cm.
  • Ruedas traseras: 60cm.
  • Ruedas delanteras: 20cm.
  • Ancho total de la silla si la plegamos: 29cm.

No obstante, estas medidas pueden cambiar dependiendo de cada modelo y fabricante. Sólo son medidas promedio para hacernos una idea del espacio que puede ocupar una silla de ruedas.

Adquirir una sillas de ruedas por la Seguridad Social

Los médicos especialistas de la Seguridad Social pueden prescribir el uso de material ortoprotésico. Serán ellos los que valoren las condiciones del paciente, las características de su caso y la necesidad de una silla ortopédica. De cumplirse los requisitos para la prescripción, una vez adquirida la silla de ruedas en una ortopedia y con la factura correspondiente, se puede reclamar a la Seguridad Social el reembolso del importe pagado por ella.

Desplazamientos en silla de ruedas

Las sillas de rueda están catalogadas por la DGT como vehículos de movilidad personal. Aunque lleven integrado un motor eléctrico, en ningún caso tienen la consideración de vehículos a motor, por lo que tampoco necesitan licencia ni seguro obligatorio. 

Circulación por ciudad

Los impedidos que circulan por la ciudad en silla de ruedas entran en el grupo de peatones, no de conductores. Deberán circular al paso de cualquier otra persona que vaya a pie y tienen prohibida la circulación allí por donde cualquier transeúnte no puede caminar (la carretera, los arcenes, las autovías o autopistas…). 

Vehículos adaptados a la silla de ruedas

En función de la incapacidad que padezca el paciente, los vehículos convencionales pueden ser transformados para que el usuario los conduzca a pesar de sus limitaciones. Incluso las grandes firmas del motor disponen de diseños de fábrica destinados a las personas con diversidad funcional, tanto si se trata de conductores como de pasajeros. Como cifra meramente orientativa, el precio de adaptación de un vehículo para personas con movilidad reducida puede oscilar entre los 1.000 y los 4.000 euros, dependiendo de la complejidad de las intervenciones que se realicen (rampas de acceso, aceleradores, frenos, embrague de mano, asientos giratorios…). Con todo, hay que destacar que suelen ser frecuentes los descuentos y promociones en la adquisición de un vehículo de estas características.

¿Por qué queremos ayudarte a elegir la mejor silla de ruedas?

Alrededor del 15% de la población mundial sufre algún tipo de discapacidad. Es decir, más de mil millones de personas necesitan de algún tipo de asistencia, humana o mecánica, para poder desarrollar sus actividades cotidianas. Según los datos recogidos por la Organización Mundial de la Salud, más de 75 millones de personas en el mundo necesitan una silla de ruedas. Con todo, esta cifra no es lo verdaderamente llamativo. Lo que más sorprende es que el pleno siglo XXI tan solo entre el 5 y el 15% de estas personas tiene acceso a esta tecnología de asistencia tan importante para garantizar su calidad de vida

A todo el mundo no le sirve la misma silla de ruedas. Hay personas con mayor movilidad que otras, ya sea por su edad o tipo de lesión. El tipo de silla de ruedas que vamos a elegir también depende del uso que le vamos a dar y el precio. Por eso, vamos a intentar agrupar los diferentes tipos de sillas de ruedas más frecuentes tanto para los humanos como para nuestras queridas mascotas.

Deportes en silla de ruedas

¿Qué silla de ruedas comprar online?

Si no te decides o no sabes qué silla de ruedas comprar, te dejo una lista de las más vendidas en cada categoría. No obstante, en esta página, encontrarás los diferentes tipos de sillas de ruedas que existen y una explicación de cada una de ellas para facilitar tu elección.

Historia de las sillas de ruedas

Aunque seamos una tienda de sillas de ruedas, tal vez, alguien tenga curiosidad sobre el nacimiento de este gran invento que ha ayudado a tanta gente.

Los problemas de locomoción y de movilidad reducida siempre han estado presentes en la historia de la Humanidad y la búsqueda de soluciones eficientes no ha sido algo exclusivo de las sociedades modernas. Hacia el 4.000 a. de C. se inventaron tanto la rueda como la silla y se cree que desde un principio existió cierta conexión entre ambos elementos. Con todo, la primera representación gráfica de uno de estos dispositivos de movilidad se remonta al 525 a. de C. y a un grabado chino en el que aparece un asiento con tres ruedas. 

También en la Antigüedad Clásica se emplearon estas herramientas de movilidad. El uso de sillas de ruedas para el traslado de enfermos es algo que aparece presente en las crónicas griegas y romanas desde el siglo II a. de C. Sin embargo, aquellas primeras sillas se parecían más a una carretilla que al concepto que tenemos en la actualidad. 

Aunque el origen de la silla de ruedas moderna es un tanto difuso, se cree que fue el monarca español Felipe II el que impulsó su desarrollo, allá por el siglo XVI. El monarca tenía dificultades de movilidad como consecuencia de la gota y la artrosis y habría encargado a un inventor de identidad desconocida la fabricación de un asiento provisto de ruedas que le permitiera desplazarse con mayor facilidad. 

Vendrían después los inventos de Stephen Farfler, John Dawson y los modelos más arcaicos de sillas provistas de cuatro y tres ruedas evolucionarían hasta los vehículos autopropulsables que conocemos en la actualidad. La invención de la bicicleta, las ruedas de goma y los aros de propulsión radiados serían el punto de inflexión que permitiría, ya a partir del siglo XX, la fabricación de sillas monitorizadas y su evolución hasta los dispositivos eléctricos más modernos. 


Valora este artículo