Rugby en silla de ruedas

Rugby en silla de ruedas
Fuente: Wikipedia

La historia del rugby en silla de ruedas comienza en 1977, ideado por una serie de jugadores tetrapléjicos de Canadá, como una alternativa al baloncesto en silla de ruedas, el cual, ya gozaba de una gran popularidad por aquel entonces. Su éxito ha sido rotundo y es uno de los deportes más divertidos de ver en los Juegos Paralímpicos desde Atlanta 96.

Está permitido el choque entre sillas de ruedas pero no con las personas, pues se mira mucho por la integridad física de las mismas. De hecho, existen sillas de ruedas preparadas para atacar con parachoques delanteros y otras sillas para la defensa con accesorios para impedir los ataques del rival.

Es un deporte muy integrador en el que pueden participar jugadores desde lesiones leves hasta tetraplejicos.

Como no podía ser de otra manera, el juego consiste en cruzar la línea de fondo del campo del rival con una pelota blanca de voleibol encima. No se utiliza un balón de rugby, con el objetivo de facilitar su agarre a aquellas personas con problemas de movilidad o amputaciones y porque se ha de botar el balón cada diez segundos.

Se juega en una pista de baloncesto con cuatro jugadores por equipo en cuatro cuartos de ocho minutos. Las grandes puertas que vemos en el rugby de pie están marcadas con dos porterías de fútbol sala o, bien, conos en el suelo.

La página WEB de la Federación Internacional de Rugby en silla de ruedas es: http://www.iwrf.com

Veamos un vídeo del rugby en silla de ruedas:

Valora este artículo